Promoter Image

Betsy Waters

COLORADO SPRINGS, CO
Encuentra un promotor diferente
Selecciona un Promotor
LIMU Logo
Siguiente historia

Soy Brent Palmer, y esta es mi Experiencia LIMU

Hace seis años, cuando nos presentaron a LIMU, yo acababa de aceptar un nuevo trabajo, lo que significaba un recorte de sueldo y un traslado de 45 minutos de ida y vuelta. También significaba más tiempo alejado de mi esposa, mis hijos y sus actividades. Pero entonces llegó la respuesta a una plegaria que había hecho hacía varios meses en forma de LIMU. A regañadientes, fui a casa de un amigo porque su cuñado quería mostrarnos algo. Era un negocio nuevo en nuestra área. Llamé a mi esposa antes y le dije que iba a pasar por la casa de amigo un momento antes de ir a la mía, pero que definitivamente no me interesaba nada y que llegaría tan pronto como pudiera escaparme por la puerta trasera.

GRACIAS A DIOS QUE FUI, PORQUE LO QUE VI FUE UNA OPORTUNIDAD QUE NO PODÍA SACARME DE LA CABEZA: UN BAJO COSTO PARA COMENZAR, UNA OPORTUNIDAD NUEVA EN MI ÁREA, Y ALGO QUE HARÍAMOS JUNTOS COMO EQUIPO.

No dejaba de pensar en el hecho de que nos recortaron los salarios y la jubilación, que nuestro seguro estaba subiendo y que teníamos en casa a niños de nueve y cinco años con los que queríamos pasar más tiempo. Nos encantaba ver a nuestro hijo jugar a la pelota y a nuestra hija hacer ballet. Sin embargo, con nuestros salarios de educadores, apenas salíamos adelante.

Por el rumbo que íbamos, nuestros dos hijos estarían en la universidad cuando estuviéramos listos para jubilarnos. ¡Sí, claro! No era realista pensar en jubilarnos. Después de jubilarme, todavía tendría que conseguir otro trabajo en otro lugar. Le conté a mi esposa acerca de LIMU, y después de varios días de investigación y oración, decidimos que esto podría ser lo que necesitábamos.

LOS LÍDERES ME DIJERON QUE A TRAVÉS DEL TRABAJO EN EQUIPO, PODÍAMOS CONSTRUIR UN NEGOCIO Y OBTENER BUENOS INGRESOS CON UN TRABAJO A MEDIO TIEMPO.

Eso era todo lo que necesitaba que me dijeran. Como ex entrenador, siempre supe lo que era el trabajo en equipo y cómo formarlo, así que si estos productos funcionaban como lo demostraba la investigación, nos pondríamos en marcha.

En enero comenzamos nuestro viaje con LIMU. ¡Empezamos a formar nuestro equipo y lo que vimos fue maravilloso! En el día 60, alcanzamos el rango de 20K y fuimos clasificados para el LIMU BMW CLUB. Estábamos muy emocionados porque cuando nos unimos por primera vez, esperábamos alcanzar ese rango en unos 8-12 meses. Comenzamos a generar un buen ingreso en nuestro hogar, y el bono del auto nos permitió vender nuestro auto viejo.

Seguimos trabajando, pero apenas recalificamos como 20K el mes siguiente. ¡Transcurridos unos cuatro meses en el negocio, alcanzamos los 50K y ganamos un mayor nivel de ingresos, además de un crucero gratis por el Caribe! Nunca antes habíamos hecho un crucero, así que esto fue muy emocionante para nosotros. Una vez que estuvimos en 50K, nos dimos cuenta de que íbamos a ganar buenos ingresos, porque nuestros cheques mensuales de LIMU eran superiores a mi salario mensual de administrador.

TAMBIÉN NOTÉ OTRO ASPECTO MUY BUENO DE ESTE NEGOCIO: A DIFERENCIA DE LA MAYORÍA DE LAS EMPRESAS EN LAS QUE SOLO HAY UNOS POCOS EN LA CIMA, MIS AMIGOS QUE SE UNIERON A NUESTRO EQUIPO TAMBIÉN GANABAN DINERO CON NOSOTROS.

Mi esposa dice que es como dice la Biblia: seremos bendecidos al bendecir a otros. Después de 5 meses y medio de trabajo, llegamos a 100K y calificamos para el bono de $10,000 en efectivo. Alcanzar ese rango cambió totalmente nuestra visión de LIMU. Nos permitió dar más en la iglesia y pudimos ayudar a una familia en otro país. Comenzamos este viaje con la esperanza de ayudar a la gente, pero lo que estábamos viendo era mucho mayor y mejor de lo que nos habíamos imaginado.

EL IMPACTO QUE VIMOS EN TANTAS VIDAS NOS LLEVÓ A TRABAJAR MÁS DURO, Y DESPUÉS DE 16 MESES, ¡LLEGAMOS AL RANGO DE 500K! WOW. Y ESTO FUE MIENTRAS LOS DOS TRABAJÁBAMOS A TIEMPO COMPLETO.

Este fue un punto crucial para mí porque decidí dejar mi carrera y centrarme únicamente en LIMU. Había estudiado Educación para poder ayudar a los niños, pero al trabajar en LIMU, me di cuenta de que podía ayudar a muchas más familias (incluyendo a los niños) de lo que podía hacerlo como administrador de la escuela. Todos en mi comunidad pensaban que estaba loco por dejar mi puesto de trabajo con jubilación y beneficios. Una vez más, Ann y yo tomamos el riesgo y seguimos lo que pensábamos que era mi propósito.

Una vez que empecé a trabajar a tiempo completo con LIMU, pude viajar por todo el país usando mi habilidad como entrenador para ayudar a otras familias a llegar al viernes. Después de unos meses más, ganamos el rango de 750K, ¡y felicitamos a nuestro equipo ya que varios de nuestros compañeros de equipo alcanzaron los rangos de 50K, 100K, 200K y 300K! Lo que comenzó como “algo” para ayudarnos a llegar a fin de mes, se ha convertido en una pasión para ayudar a la gente de todo el mundo a hacer lo mismo.

NO SÓLO HEMOS VISTO CÓMO HAN AUMENTADO NUESTROS INGRESOS EN RELACIÓN A NUESTROS SALARIOS DE MAESTROS, SINO QUE HEMOS VISTO A NUESTROS HIJOS CRECER EN UN AMBIENTE QUE LES ENSEÑA LECCIONES DE VIDA INCREÍBLES, TALES COMO SALIR DE SU ZONA DE CONFORT Y TRABAJAR ARDUAMENTE PARA HACER REALIDAD SUS SUEÑOS, INCLUSO CUANDO OTRAS PERSONAS TRATEN DE DISUADIRLOS DE ELLO.

Los hemos visto aprender a ayudar a otros incluso cuando hay que sacrificar parte de su tiempo. Nuestros dos hijos ven a LIMU como un negocio del que quieren ser parte cuando sean adultos y esa es otra respuesta a nuestras plegarias.

Verás, cuando era entrenador, trabajábamos como una familia. Cuando dejé de ser entrenador, esto me quitó ese sentimiento de plenitud. Luego comenzamos LIMU, y Ann lo vio como una manera de recuperar el aspecto familiar. Es una gran bendición saber que LIMU es algo que podemos hacer como familia con nuestra propia y pequeña familia, así como con toda nuestra familia "adoptada" de LIMU en los años venideros.

No puedo decir que nuestro viaje con LIMU ha sido todo risas y alegrías, pero sí puedo decir que este viaje con LIMU ha llevado a toda mi familia a un lugar que me enorgullece y a un legado que quiero dejar a los demás. Muchas gracias, Gary y Helen, y todos los que han luchado por mantener a LIMU funcionando bien para todos nosotros.

¡Somos Brent y Ann Palmer y somos LIMU!

Comienza tu Historia LIMU hoy.

Comienza tu

Historia LIMU hoy.